Skip to content

Cuando la marea se nos lleva: Influencia social

Martes, diciembre 22, 2009

Puente de Westminster. Los animales relinchan angustiados, los gritos gobiernan el lugar. Gente corriendo, caballos  y jinetes en el suelo.Manchas de sangre pintan el suelo y la rabia se condensa en el aire, fundiéndose con la niebla del Támesis, espesa y asfixiante.

No es el siglo XVI, sino 1988. ¿Cómo pudo empezar todo esto?¿Cómo crear esas situaciones en la que ya no soy yo, sino nosotros?

Los estudiantes: Ante una nueva reforma en el sistema de becas británico que perjudicaba seriamente a los estudiantes y al no ser atendidas sus reivindicaciones, estos decidieron organizar una manifestación ante el parlamento de Londres.

Tuvo tanto éxito esta convocatoria, que los organizadores, al verse desbordados en el número de gente, decidieron cambiar la ruta de la manifestación.Sin embargo, no hubo tiempo de comunicarlo a todos los distritos universitarios.

Esto provocó que algunos manifestantes no siguiesen la ruta pactada con las autoridades y se desviasen hacia el puente de westminster, lugar por el que se accede al parlamento.

La confluencia de muchos estudiantes en el puente generó una gran confusión: La policía les instaba a que continuasen la ruta convenida, bloqueándoles el paso del puente. Mientras otros jóvenes (entre los que se encontraban militantes de extrema izquierda) les instigaban a que siguiesen por el puente. 5.000 personas se congregaron el el puente.

Cuando les preguntaron por qué estaban allí, muchos respondieron que porque querían que los políticos les escuchasen y porque consideraban inexplicable e injusto el bloqueo policial. Decían que tenían el derecho democrático de ser escuchados y que la policía vetaba este derecho.

La policía: según la ley britanica, es ilegal manifestarse a menos de una milla del parlamento cuando están en sesión, sin embargo unos días antes de esta manifestación, se había permitido el paso de una marcha anti-abortista, permitiéndoles cruzar el puente en pequeños grupos. La pregunta entonces es: ¿Por qué no se les permitió cruzar el puente a los estudiantes?

Hubo dos razones para ello:

La primera es la presencia de grupos de extrema izquierda entre los estudiantes. Estos grupos fueron importantes en el desvío de la marcha hacia el puente y respondían al esteriotipo de grupos potencialmente peligrosos. ¿ Yel resto de los estudiantes por qué no lo podían cruzar? Ello se debió a que la percepción de el grupo de estudiantes fue en general, potencialmente peligroso, de manera que prohibirles cruzar el puente era un asunto de mantenimiento del orden público (Esto fue confirmado por un oficial policial en una conversación informal, que se consideró a los estudiantes como una amenaza al orden público)

Resumiendo: Según la visión de la policia, los estudiantes amenzaban con interrumpir la sesión del parlamento y generar graves disturbios, por lo que su presencia en el puente de Westminster los convertía en un colectivo ilegítimo en la “milla del parlamento”

Conclusión del conflicto: cada grupo consideraba la presencia del otro como ilegítima, en el momento que los estudiantes sienten que restringen su derecho de cruzar el puente, empiezan a empujar a la policía y a lanzar botellas, esto confirma la percepción policial de grupo agresivo y reafirma su determinación de evitar el paso por el puente( más refuerzos, brigadas antidisturbios y agentes a caballo)

Esto refuerza la visión de los estudiantes de la ilegitimidad policial y el uso abusivo de la autoridad, aumentando los intentos de cruzar el puente.

Al final, tras la intensificación gradual de la violencia, la policía acabó por dispersar a los estudiantes con agentes montados a caballo, lo que generó gran número de heridos en la manifestación.

.

.

.

Esta historia, nos demuestra la importancia de la categorización ( cómo agrupamos a las cosas o personas según criterios que pensamos comunes) y la contextualización (cómo interpretamos las situaciones según donde estemos, por ejemplo, la policía normalmente nos protege, pero en este caso era percibida como agresor)

Nos sentimos personas con ideas y principios propios y sólidos, pero…dónde se encuentra la barrera de nuestra conciencia individual y cuándo comiencia la de la bestia colectiva?¿?

Saludos desde la guarida!!                                                                            Guillermo Granados.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: